Libro:

CÓDIGO DE ÉXITO

En lenguaje sencillo y con ejemplos de la vida diaria Sergio Valdivia le enseña a lograr la plenitud de sus posibilidades . Sencillas normas que le conducirán inevitablemente al éxito en la vida sea cual sea su actividad.El Código que toda persona de éxito sigue está ahora en sus manos. 13 x 19 cm. 112 págs.

portada libro Basado en un Código de Etica que a la vez se fundamenta en antiguos escritos, escribí un libro llamado "Código de Exito", dirigido a todo público. En él entrego diversas técnicas para llevar a la práctica en la vida diaria los principios de dicho código. Ya ha ayudado a cientos de personas a mejorar su calidad de vida.

Edición en papel y edición digital. Si quiere tenerlo ¡ya!, clique aquí.

Del Capítulo "Conocimiento no es sinónimo de comprensión"  les presento los siguientes párrafos. Al final, podrán leer el Prólogo del libro. O quizás quieran ver el índice. También puedes ver los últimos comentarios llegados y, naturalmente, enviar el tuyo.

Conocimiento no es sinónimo de
comprensión

 

Dondequiera que surja alguna duda, en cuanto al derecho o a la ética de mi posición o acción hacia otras personas, resolver esa duda a costa de mí mismo.

 

Lo percibido debe ser elaborado por la consciencia para que pueda ser comprendido. Si hay análisis, reflexión, comparación con otros conocimientos, evaluación conforme a la experiencia, se pueden tener conductas de aprendizaje superiores.

Veamos un ejemplo sencillo. Tú te pones unos lentes para el sol con vidrios de color verde. Notas que los colores cambian al principio pero luego te acostumbras y ves el cielo celeste, la tierra café, las hojas verdes. Lo ves así porque por experiencia, sabes que son de ese color. En realidad, han cambiado de tonalidad debido a tus lentes, pero tu mente reconstruye la idea de los colores originales.

Señalemos además que ni los colores, ni olores, ni formas, ni sonidos, existen objetivamente. Todo es una reconstrucción de nuestra mente. Nosotros percibimos el mundo así, pero la realidad es muy diferente. Una mesa café, no es ni café ni es sólida ni está quieta.

Si somos incapaces de conocer los objetos tal cual son, más imposible es percibir una persona, que es un ser complejo físico, emocional, mental y espiritual. Todos podemos tener una razonable información de alguien, pero no podemos asegurar que la estamos percibiendo tal cual es ni menos que estamos interpretando sus acciones en forma certera.

No podemos estar absolutamente seguros de nosotros mismos, pues la mente justifica y construye explicaciones. Recordemos que dependemos de nuestros condicionamientos y temores. De modo que hay que dejar un espacio para la duda en cuanto al derecho que nos asiste en determinadas acciones o discusiones.

Los condicionamientos van formando lo que llamamos "filtros mentales" y es a través de ellos que nosotros captamos la realidad. Así es que lo que es bueno para mí, es malo para otros. Lo que es bello para mí no lo es para otros. No porque a mí me gustan las pizzas debo obligar a los demás a comerlas. Cada cual vive la realidad de modo diferente y debemos respetarlos.

Por otra parte, sabemos cuánto difieren en ética y principios las distintas civilizaciones. Un musulmán, un hindú, un japonés, un maorí, un sudamericano o un mapuche tienen normas profundamente diferentes. Y cada uno defiende lo suyo, generalmente creyendo que sus verdades son universales y que, por tanto, los demás están equivocados.

Estos principios que pueden ser definidos hasta la muerte no son intrínsecos al ser humano, no nacen con él, sino que son adquiridos. Por ello, los hijos de cristianos es muy posible que se sientan cristianos y los hijos de budistas, es muy probable que asuman el budismo como verdad suprema. Otro ejemplo aclara más esta idea. Hay casos reales de gemelos y mellizos separados por adopción, los cuales van a muy distintos países y familias. Cada uno aprehende como suyos los principios de su respectiva familia. Si siendo europeo o americano hubieras nacido en un pueblo nativo de África, tus creencias, normas, códigos de ética y costumbres serían muy distintas a las actuales.

El Código de Ética o de Éxito que estamos analizando se basa en principios considerados más universales, transmitidos por sabios de generación en generación. Pero aún así, quizás no sean del todo absolutos.

Y aunque podamos tener la certeza de ciertas normas, aún habrá que dejar lugar a la duda si nuestro comportamiento es ético o no, porque en el juzgarse a sí mismo hay mucha interpretación y justificación de sí.

Por ello es conveniente ser amplios de criterio, aceptando a todas las personas de buena voluntad, con sanas y buenas costumbres. Y si te comportas de esta manera, serás una persona muy valiosa para los demás, especialmente para los necesitados. Hace mucha falta en este mundo seres comprensivos que acepten a los otros por lo que son, por ser humanos y seres divinos, sin condiciones ni restricciones religiosas o políticas.

 

Si quieres tener más éxito, ¡aumenta tu comprensión!

(Continuará)

"Código de Éxito", Sergio Valdivia Correa. 112 páginas. Editorial Círculo Aleph, Santiago, Chile.

Hay todavía un método más sencillo, más rápido y completamente seguro. Para ello debes enviarme un con tus datos y te lo daré a conocer.

Contacto con el autor: serval@circuloaleph.com 

Descubre el poco dinero que necesitas para tenerlo:

Como tener el libro CODIGO DE EXITO

Volver al principio de la página   ··· Ir a Comentarios

Indice

bullet

Créditos

bullet

Prefacio

bullet

Prólogo

bullet

La fuerza de la vocación

bullet

Nacido para ser feliz

bullet

Es conveniente saber lo que se quiere

bullet

Consiguiendo la cooperación de todos

bullet

La lealtad trae el triunfo

bullet

¿Se puede conocer la realidad?

bullet

Todos somos tuertos

bullet

Conocimiento no es sinónimo de comprensión

bullet

La amistad conduce a tener éxito

bullet

Como atraer amigos

bullet

20 normas para ganarse la confianza de los otros

bullet

El conflicto de la dualidad humana

bullet

Consolando al atribulado

bullet

Fortaleciendo al débil

bullet

Socorriendo al menesteroso

bullet

Construyendo y destruyendo

bullet

Y para terminar

Descubre el poco dinero que necesitas para tenerlo:

Como tener el libro CODIGO DE EXITO

Volver al principio de la página   ··· Ir a Comentarios

Prólogo

Se define código como "una colección de normas sobre cualquier materia" y éxito como "aceptación o triunfo ante la gente; resultado feliz de una empresa o actuación".

Consecuente con lo anterior, me atrevo a decir que el "Código de Éxito" que hoy tienes en tus manos, es una colección de normas que te servirán para ser aceptado y triunfar ante la gente, con un resultado feliz para ti y para quienes te conozcan.

Presentar este libro ante cada uno de sus lectores es un honor del cual me siento muy complacido por varias razones.

En primer lugar, porque quien lo escribe es una persona de gran calidad humana y muy estudioso del tema, que además practica lo que predica.

En segundo lugar, porque desde que conocí el Código de Ética he tratado de hacerlo una norma de vida a la que me ciño lo más estrictamente posible.

En tercer lugar, porque estoy seguro que quien practique estas normas, además de ser exitoso en su vida, será mucho más feliz que antes de hacerlo.

Repetimos habitualmente que vivimos en un mundo materialista y egoísta, pero casi nunca nos detenemos a pensar cómo podremos cambiar ese mundo para transformarlo en algo más espiritual y generoso, pensando en que en la felicidad del otro está nuestra propia felicidad.

Durante los primeros años de mi vida, en el ámbito laboral, tuve la ocasión de participar en un seminario de "Relaciones Humanas", el que cambió mi vida.

Allí aprendí lo importante que era "colocarse en el lugar del otro" (sentarse al otro lado del escritorio) y "elogiar con sinceridad" (nunca adular).

Estoy seguro que El Código de Éxito que nos entrega ahora Sergio Valdivia Correa no dejará indiferente a ninguno que lo lea.

A lo mejor nunca te habías detenido a pensar lo que aquí se dice y si lo has pensado, no siempre lo has aplicado.

Te sugiero que lo leas varias veces en diferentes oportunidades, analízalo, medítalo y vívelo. Te aseguro te ayudará mucho a encontrar el tesoro de la felicidad... tu felicidad.

Patricio Lobos Campos

Contacto con el autor: serval@iname.com

Ultimos comentarios recibidos

Estimado amigo Sergio:

He leído, con detenimiento, tu libro "CÓDIGO DE ÉXITO", en él haces un tratado extraordinario, de una manera descriptiva, amena y consiguiendo que el lector, se vaya metiendo de lleno en tu sabia forma de sustraer, dirigir e inculcar tus ideas, con grandes dotes de educador.

Al mismo tiempo que he "devorado" sus páginas, he tomado algunas notas para contestar -sin ánimo de crítica- mis ideas al respecto.

Pienso que también en las grandes orquestas, aun estando dirigidas por extraordinarios maestros, en ellas hay "músicos" que no soplan los instrumentos viento, rasgan los de cuerda, o golpean los timbales al mismo ritmo que los demás compañeros y lo peor de todo, es que no atienden a su Director.

Los mensajes siempre los recibimos en positivo, lo que ocurre es que después los interpretamos a nuestro antojo. Creo y estoy seguro de no equivocarme que ningún educador, tratará jamás de no ser entendido.

Este libro y especialmente varios capítulos del mismo lo deberían leer al menos el 99'9% de los grandes hombres de negocios y hacerlo varias veces.

Hay pasajes del libro en el que la mente siempre retendrá lo que más le seduce y por supuesto en la retina quedará lo más bello y noble.

Pero hay veces que es preferible realizar una buena acción cerca de casa, que ir muy lejos a quemar incienso, y buscar la alegría en torno a ti también en el mundo que te rodea, ¿O acaso no sabemos que sólo la encontraremos en el fondo de nuestro corazón?

Siguiendo con los pasajes. Cuando te das a los demás, lo haces porque lo sientes y sí deseas recibir una recompensa justa o al menos una mirada agradable. Pienso que eso no es pedir recompensa ¡Es pedir comprensión y amor!

En fin amigo mío, te felicito y te insto a que sigas escribiendo, para las personas que educas; en el mundo que nos ha tocado vivir, no podemos perder mentes tan preclaras y limpias como la tuya. ¡Sigue escribiendo, para deleite de los que tenemos la suerte de poder leer, lo que tu pluma escribe dictado por tu mente!

Gracias, Sergio.
Un fuerte abrazo.
Antonio Ortega.

Nota: Antonio Ortega Serrano es un prestigioso escritor español.

 

Estimado amigo Sergio:

Desde San Andres Tuxtla, En el Estado de Veracruz  al sur de México te mando un cordial saludo, y también para felicitarte por tu libro.

Con atención he leído las cápsulas de tu libro que nos has mandado por correo y en las reuniones de nuestro club se las he leído y han mostrado un gran interés por lo que tú dices en él.

Me daría mucho gusto poder leerlo completo y poder trasmitir algunos conceptos tuyos a mis compañeros del club.

Te doy las gracias y me pongo a tus órdenes.
Jorge Luis Carvajal Abdala